miércoles, 31 de agosto de 2011


AUTOBIOGRAFÍA (XLVIII) - El rosario




Hay momentos en que la escritura no puede ser menos que "literatura de urgencias", así llamada por quien quiere denostar al escritor que escribe a la luz de los acontecimientos, prestándoles más atención que a los recursos que pone en negro sobre blanco para crear belleza. Y es que a veces la belleza tiene algo de canto de sirena, de bobalicona y sugerente mujerzuela que solo embelesa para no acompañar a la fea realidad cuando va a misa.



Y no digo lo de la misa hablando en metáfora: a tenor de que España acaba de salir de una misa de varios días a la que muchos han acudido con la típica beatitud rural de hace cien años. Mientras estos que rezan piden a su dios con nostalgia el paraíso, se entretienen con la mano derecha en hacer sus cosas (entiéndaseme bien, que la masturbación constituye pecado y que no quiero hablar de eso). Digo que mientras con una mano elevan súplicas, con la otra choricean el dinero de todos y dinamitan el poco estado del bienestar que nos queda. Bastaba con ver el palco de las autoridades.


Me pregunto si los que tanto se preocupan por el alma también lo hacen por la educación pública, que mañana inicia el curso con 3.500 profesores menos, bajo el insulto de quien reitera mentiras en los medios de comunicación: las movilizaciones no serán porque tendremos que trabajar dos horas más y elevan nuestro horario lectivo a veinte horas. Quien piense en este país que los profesores trabajábamos solo 18 horas a la semana, se equivoca a propósito, porque quiere injuriar a los trabajadores de la enseñanza, que por ley tenemos que cumplir 37,5 horas semanales. No encontraremos aliados entre los simples que pensarán "qué poco trabajan estos, que tienen tantas vacaciones...".



Explicado de otro modo: no solo quiere la marquesa poner la mesa, sino también comerse el pan ella sola. Una vez más, Lucía Figar, la torpe, la inconsistente, la déspota iletrada, la aleccionada en el rosario de las tres y de las siete, vuelve a decir públicamente que por que trabajemos dos horas más no nos pasará nada. Y que se nos subirá el sueldo por esta ampliación (26 euros al mes). Cantidad por la que se me remuneraría a tres euros la hora de mi trabajo.


Y la verdad: yo no sé lo que ganan Lucía Figar ni sus falderos: por supuesto todos del erario. En conclusión, menos enseñanza, que es con lo que siempre han soñado los que ponen nuestro dinero al servicio de sus salarios, de sus coches oficiales, de su opulencia y de su regalos a los que practican el colegueo y el gürtelismo. Sin embargo, lo peor de todo no es que haya ladrones, sino que la policía mire para otro lado, y solo apunte con sus porras a los de siempre.


¿Dónde estarán reivindicando futuro, libertad y educación, estado del bienestar, sanidad, oposición a los recortes, cultura y derechos civiles todos los que llevaban en volandas santos y vírgenes en altares dorados por la Gran Vía? ¿Por qué miran hacia otro lado y no salen a la calle para reivindicar justicia terrena: escuelas, profesores, médicos, servicios públicos y trabajo los que ayer se agolpaban con rosarios pensando más en el más allá y no tanto en el más de aquí? ¿O acason piensan que el dinero de todos solo puede ir para pagar sus cirios?


Dicen que quien humilla la cerviz ante sectas, solo verá brumas. ¿Está tan inmesnamente dormido el mundo que nadie se da cuenta de que mañana tendremos que pagarnos la operación, que tendremos que hipotecar lo que tenemos o somos para pagar una escuela o la quimioterapia?


Lo veníamos avisando algunos, que terminaba este baile de máscaras. Nos quedamos sin derechos mientras hay quien sigue mirando con contrición a líderes impostores. ¿Dónde están esos millones pidiendo en Madrid que lo público siga siendo de todos? ¿Con qué estupidez nos convencieron de que los maestros solo son sindicalistas de antaño? ¿Qué dura mollera de escaso entendimiento no puede ver que se llama robo el quitar trabajos y hacinar a niños en aulas estrechas mientras la escuela católica se sigue subvencionando, como los cirios? ¿Qué enfermedad mental hace a muchos cerrar la boca cuando quien gobierna nos tapa los ojos con campañas mercadotécnicas pagadas también de nuestro bolsillo?


Será que no salen a la calle porque les da vergüenza ahora decir: "entonces, yo no estuve allí" o "no me creí cuanto me dijeron" o "no me importa no ser yo el maltratado". Qué pocos son los que pueden llegar a entender que la crisis solo pone fin a las esperanzas de algunos. "Primero fueron a por los profesores, pero como yo no lo era...", llegarán a decir entre los fuegos artificiales de la salvación eterna, tan privatizada como las barrigas ociosas de los poderosos que la compraron al precio irrisorio de la ignorancia.

14 comentarios:

Pilarin dijo...

Luis, no sé que es mayor la alegría o el cabreo por leerte??? en fin, en mí relación contigo SIEMPRE pesará más lo positivo. Así que, me encanta que hayas vuelto!!! me encantaría estar en Madrid para hablar contigo de estas y muchas otras cosas, a ver si me puedo pegar una escapada en octubre y me cuentas mientras nos tomamos una cerveza. Me encantaría, de verdad, lo estoy deseando.
(lo del cabreo no es por todo lo que dices, es por tanto generalizar...que hace que me sienta dentro...ya hablamos)besos y risas para todos y espero que no sea todo tan nefasto este curso.

Filósofo Loco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

No seré yo quien defienda al autor de este post, porque de sobrá sabrá contraargumentarte él mismo. Pero creo que algunas de las afirmaciones que haces no son afirmaciones del post, por lo que te conviene leer mejor de lo que lo haces.

De lo que dices, Filósofo Loco,me llama mucho la atención que te quejes de que tú mismo trabajas cuatro o cinco horas más sin cobrar más: te resultará justo sin duda porque han aplicado contigo la misma teoría liberal y neocon que defiendes. Por lo tanto, espero que sigas así, contribuyendo con tu trabajo a la riqueza de unos cuantos. Y lo deseo fervientemente. Con actitudes tan serviles como la tuya se pone de manifiesto la locura colectiva en la que vivimos.

Además, la educación pública no es para los más desfavorecidos. Es la mejor educación y con los profesionales más cualificados, tal y como han demostrado. Debería ser el referente para todos.

Ojalá filósofo loco no tengas nunca que llamar a los bomberos, a la policía, o espero que no te tengan que asistir nunca en unas urgencias hospitalarias saturadas, y que luego te pasen la factura. Si tanto empeño pones en que cada cual se pague lo suyo. Si pagas educación es porque te da la gana y también sanidad. Por lo demás, con los impuestos se contribuye a servicios fundamentales para el funcionamiento de la sociedad. La religión católica ni la musulmana son servicios públicos y por tanto deberían depender exclusivamente de sus fieles. No hagas demagogia.

Anónimo dijo...

Filósofo Loco:

No puedo evitar responderte, porque lo que dices apesta a ese liberalismo ultra que nos gobierna en la Comunidad de Madrid.

Yo también pago de mis impuestos coches oficiales que no uso, y pago carreteras aunque no tenga coche y los medicamentos que toman tus abuelos, a pesar de que yo estoy sano y hace años que no paso por una farmacia.

Si algun dia te quedas en el paro cobrarás de ese subsidio. Y para que pagar depencia a paralíticos o enfermos sin movilidad si tú no lo eres? no? Parece mentira tanta demagogia. Tampoco quiero que mis hijos vayan a colegios de curas y sin embargo se subvencionan con dinero público... ?de eso no dices nada? Y utilizamos recursos del estado para que el papa predique contra los que no pensamos como él.

Hoy Esperanza Aguirre ha dicho que quiere crear una policía autonómica innecesaria en madrid. Bonita forma de ahorrar: quita profesores y quiere poner más policías. A ti eso te parecerá muy bien, porque es el modelo de sociedad que tú defiendes.

M.Perez.

Filósofo Loco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Prudencio Salces dijo...

Querido Luis, me da la sensación de que la Iglesia o la familia de Esperanza Aguirre, o algún potentado de ese ramaje, ha puesto uno de sus perros falderos para que te ladre. Le han llamado de nombre, fíjate tú dónde llega la imaginación y la inteligencia de los espías romperracionacientos, FILÓSOFO LOCO. A los rompehuelgas se les llama simplemente esquiroles y hasta les queda bien porque al parecer la palabra esquirol se deriva de ardilla, que es un animal con encanto boscoso. Pero ¿Filósofo Loco? ¿A quién se le puede ocurrir tamaña sandez para dedicarse al digno ejercicio de la opinión? Pues solo a quien vaya directa y únicamente a romper, no a disentir.
En fin, no sabía yo que tu Autobiografía fuese mirada con lupa por los entes que adoras, con lo cual que no puedo felicitarte por ello, pero mucho menos recomendarte lo que el bobalicón de Juan Carlos le impuso al tal, creyendo, tal vez, que Venezuela seguía siendo una colonia del imperio.
Lo único que se me ocurre para una persona que ni es filósofo ni está loco es mandarlo al carajo pero no dedicándole siquiera la cortesía francesa que dice "tiene usted razón, pero diciento". Sería un derroche de delicadeza por tu parte baldíamente regalada

Filósofo Loco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Mi querido anónimo loco, razona lo que has dicho y piensa un poco: tu no pagas la sanidad de nadie, ni siquiera la tuya. Con el 6% de tu nómina no te da para pagarte ni una consulta en el médico de cabecera. Está claro que no sabes lo que cuesta una noche de hospital privado. Entre veinte millones pagamos la sanidad de dos millones de enfermos, cantidad que antes o después tu y yo, muy a pesar nuestro, engrosaremos sin remedio.

Filósofo Loco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Prudencio Salces dijo...

¡El filósofo loco! 'Ja! ¡Qué grandilocuencia ridícula para tachar de demócrata a un campesino que no habrá de decirte cuál es su pensamiento político! Siquiera por humildad ante nuestra tradición de opininadores que en España han sido debira uno acordarse del insigne Fígaro, quien en sus escasos años dijo de llamarse durante un tiempo El Pobrecito Hablador. ¡Y al carajo los bocazas, y los esquiroles y los beatos a sueldo! ¿O es que porque se presuma por ahí de demácrata a manos llenas va uno a olvidarse que también existe el pensamiento libre, la heterodoxia y la irreverencia?

Juan Kaká dijo...

Pensar que todo el mundo ha de ejercer su borregismo como un demócrata ejemplar, es el modo más ecuánime de ofrecer la cerviz a los tiranos, ya los represente el PSOE, el PP o la maldita Iglesia con su rey cachondo

Boquiabierto dijo...

A propósito, señor Juan Kaká, rey cachondo, rey pasmado y filósofo loco no son sinónimos de la estupidez española?
Pregunto

samain dijo...

Como siempre, leerte causa encontradas sensaciones. Por un lado, disfrutar de una pluma acerada y firme, y por otro...ay, comprobar que tienes razón en tus denuncias. Por cierto...¿Por qué no colocas botones de redes sociales al final de cada uno de tus artículos? Sería más fácil compartirlos...

samain dijo...

No puedo evitar contestar a Filósofo Loco, aun a sabiendas que es probable que nunca lea esto: ¿Has pensado alguna vez que sin la educación ni la sanidad públicas los precios de la privada aumentarían tanto que no podrías pagarla, puesto que no tendrían competencia?

¿Podrías pagar los precios de una Universidad norteamericana? ¿O un seguro privado en EEUU con cobertura para tratamiento de cáncer u operaciones con trasplante?...