sábado, 17 de noviembre de 2007

AUTOBIOGRAFÍA (XXXIX) - Mi padre con mi abrigo y los problemas del "yo"
...

(fotografía: archivo familiar)

Cuando me compré aquel abrigo marrón de grandes solapas, mi madre no acertaba a verme a mí, sino a mi padre, en esa motivación inexplicable que tienen las personas mayores, más por recordar que por interesarse por el futuro (cambio climático, inflación creciente o burbuja inmobiliaria). Me lo recordó mi propia madre con el ímpetu con el que me habla de las recién descubiertas corruptelas en el ayuntamiento de Madrid, ayer mismo, por teléfono. Empleó el mismo tono que cuando me vio con ese abrigo de color marrón, de aires retro y cruzado. Y es que los parecidos transitan sin querer por la memoria como los coches por aquí (a sus anchas e indisciplinados).

Después, cuando me vi a mí mismo pero mucho tiempo antes de que naciese, comprendí aquel recuerdo de mi madre. A mi padre, sin embargo, no le recuerdo tanto a él, porque quizás los suyos fueron tiempos en los que el “yo” (no el psicológico, sino el gramatical) se empleaba menos que hoy. Y éste es el defecto de quienes continuamente se aluden a sí mismos como ejemplo, quienes se adulan gratuitamente señalándose a sí con su propio dedo índice, quienes no paran de mencionarse como si fuesen una entrada más en una bibliografía creada por ellos mismos. Defecto común, en resumen, de quien no sabe ver que todos somos un poco de los demás, y que los demás son a su vez muchos otros igual de importantes que nosotros mismos. Quien lo dude, que me mire a mí y después me compare con mi padre: o mejor, que se miren a sí y vean sus padres.

Es el mal común de las ciudades, de la hiperactividad de muchos que no se paran ni un minuto a pensar sobre ellos mismos y después hablan como si fuesen referencias esenciales del siglo XXI. Tienen el defecto de pensar que solamente ellos son: individualismo, egocentrismo, solipsismo y otros ismos, pero que bien podrían diagnosticar sesudos psiquiatras, porque resulta enfermizo y molesto escuchar a otro siempre hablar de sí mismo como si fuese el único. Y no me refiero a los políticos, ni al rey (¿recuerdan ustedes el que se callen coño de un veintitrés de febrero?), sino también a mis vecinos, a algún compañero de trabajo que pretende ensombrecer el callado trabajo de otros muchos hablando sin parar, hablando, bla, bla, bla…, porque yo, es que yo, a mí, soy, fui, viví, y me casé en la boda, y me bautizaron en el bautizo y me enterraron en el entierro (Lola dixit).

Y ante tanta vocinglera insidia lo mejor es callarse y contemplar las fotografías de colores rancios que nos dicen lo que somos nosotros, todos nosotros. Pero nos lo dicen ellas, no nos lo decimos nosotros a nosotros mismos, porque si está claro que quien se habla a sí espera a Dios hablar un día, quien no para de hablar a los demás de sí, lo único que puede hacer es aburrir a todo Dios.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Delicioso este texto, querido Luis. Pienso que, quizás, los que no paran de hablar de sí mismos traten de reexcusarse o reconvencerse por lo que no son, lo que no tienen o lo que no han vivido de manera que se deduce únicamente que sienten envidia de los demás. Y por supuesto carecen de vergüenza, respeto y educación.
Ojito, pues no debemos confundir el hablar de uno mismo con esta intencionalidad de los que aluden al YO por ponerse en la piel de los demás.

Bitácora compartida por Prudencio Salces, Juan Luciano Jiménez y Silvestre Marín Cañete dijo...

Citando también a Machado (que a ti se te ha olvidado mencionar) con respecto a lo que acertadamente dices de que nos reconocemos en las fotos de otros, recuerdo aquello de:

El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas.
Es ojo porque te ve.

Comparto pues tu idea de que la fotografía nos mira desde el pasado para que nos reconozcamos tal cual somos ahora.

Con mi enhorabuena, Silvestre

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.

Anónimo dijo...

Gracias Luis por darle tan atinada palabra a un pensamiento común. La hago mía, o sea, nuestra, y lleno el silencio en lo que Dios termina por decidirse

Irache "pal"

Anónimo dijo...

Respuesta de Luis Quiñones:

Queridos Pruden y compañía, gracias por citarme a Machado, a quien, por otra parte, no he olvidado mencionar con el asunto de hablar a dios y demás gaitas. Hermoso, de todos modos, el aforismo que aportas.

Querido anónimo: ay... cómo darte las gracias por participar aquí. Mil besos te debo.

Querida Irache: gracias, gracias, no sólo por hacer tuyo este pesnamiento, sino por participar en esta bitácora, que es también tuya; más vuestra que mía, porque en todo lo que escribo hay mucho que no me pertenece y de lo cual hago acopio. Unas veces de manera más acertada que otras, pero en fin, cosas de otros mucho más válidas de las mías propias. Por lo demás, cuento contigo también para próximas citas "bloggeras".

Anónimo dijo...

Donde quieras, cuando quieras: cuenta conmigo, Luis.

Irache