lunes, 6 de mayo de 2013

AUTOBIOGRAFÍA - El mal que nos viene


Es posible que se llame abstemia o aburrimiento, sin más. Esperar como el arado espera. No siempre el calor proporciona algo de felicidad en estas ciudades castellanas y ásperas. Y así comienza a hacer algo de buen tiempo en Madrid, mientras me marchito, me arrugo poco a poco entre cientos de exámenes y sus correspondientes desganas. Era lo que querían los relamidos burócratas metidos a sastres, los que hacen de la educación una vieja cadena de montaje: una clase, después otra, otra más, al golpe de una campana que aburre y llama al mínimo descanso del bocadillo, como escuchaban los obreros del siglo XIX. Ni siquiera un hueco libre para hojear un libro, visitar la biblioteca o echar una meada.

Y los aplauden fanáticos, jalean a quienes se demostraron ladrones. Los viejos bandidos de siempre, sus fantasmas, las espinas del rosal de algún jardín romántico y mustio, que nos recordaba el otoño y su final, como una vida, en un anciano poema escrito en francés. Así boquea en su agonía la cultura, la educación: "no es trabajo, es más que eso", me refería un compañero hoy en las puertas de esa fábrica en que me languidezco con la lentitud con que los mineros extraían el carbón.

Así non tratan a los que braceamos contra la corriente de la ignorancia los tecnócratas de la tijera, los jefes pequeños amilanados, los sumisos, los neutrales, los defensores de El Corte Inglés que obliga en su puntualidad a sus trabajadores, con esa misma mirada bisoña de los capataces que obligaron a sus modistas a trabajar en una fábrica ruinosa que se hunde y las lapida, mientras cosían modas europeas y madrileñas. Ya debe ser primavera también en Bangladesh

También andan en sus ruinas los derechos: una chiquillería apilada en clases pequeñas, hijos de pobres que aplauden a la Pantoja recién salida de su causa. Admiran por tontos a los grandes héroes de los partidos de fútbol, se pavonean osados de sus propias miserias y holgazanean sin futuro después de haberles inoculado en los telediarios y anuncios la eficacia de la jilipollez como forma de bienestar.

No solo son negras las fortunas que amasan algunos (ojalá lo gasten en sucesivos copagos), son negras las reformas que se nos vienen, la ineficacia de los que engordan la administración y luego se la regalan a sus amigos arguyendo que es improductiva. Nos desean el despido porque somos imprescindibles en las democracias modernas y reales, porque somos neutrales gobierne quien gobierne, aunque nos echen a los perros de los que esperan en las colas del paro, que no terminan de comprender que nosotros no les hemos robado el derecho a nadie, sino que trabajamos por los de sus hijos.

Si falta alguna razón que se me olvida, quizás sea porque la abstemia primaveral me deja sin las fuerzas suficientes como para seguir pensando. O no querer seguir pensándolo, mientras justifico que no iré a trabajar el próximo día 9 de mayo: un inútil único día, que debería ser infinito, semanas, meses, hasta que la audacia de los poderosos decida sacar su ignominioso ejército de mentiras a la calle.





5 comentarios:

Paloma salto gonzalez dijo...

Estimado Luis,

Felicidades por estas exquisitas palabras y por tu libro.

Como siempre, el azar y la vida hacen que nos volvamos a encontrar. No tengo ni idea de como me puedo poner en contacto contigo pero mis más sinceras felicitaciones por tu trabajo.

Te mando un fuerte abrazo compañero.

Paloma Salto González.

Pilarin dijo...

q tristeza Luis...has vuelto, en realidad, nunca te fuiste, al desánimo!!!???
(y q no me diga nadie "q no es para menos, bla, bla..." y todas esas cosas, q lo sé, pero...sólo quería decir lo q he dicho. q TRISTEZA Luis...)

Anónimo dijo...

Imprescindible este post en tu biografía.

Grice y Leech. dijo...

Desobediencia, no hacer caso, violentar el ritmo fabril al que quieren someternos, contestar ansiando solo libertad, teniendo claro que solo, única y exclusivamente nos debemos a la cultura, al pensamiento y a la belleza, lo demás ha de ser ignorado: fuma tranquilo, termina tus clases cuando creas que ya lo has dicho todo, mea tranquilo, llévate un café que amenice tus charlas sobre poesía, y desprecia con tu ignorancia a tanto enemigo como llenó nuestros claustros el día 9, mientras otros brindábamos al sol por lo poco que nos queda. Esto intento yo todos los días, querido Luis. Y preferir siempre la herida al callo, la proximidad del abismo al falso llano, el desierto a los engañosos jardines artificiales bajo cuya arcádica apariencia se esconde el veneno de la ignorancia y la manipulación.

Un abrazo, amigo.

Javier.

Anónimo dijo...

Cómo son de verdad tus palabras y qué cercanas viviendo juntos este desmoronamiento. Lo hago, meo tranquilo o al menos con la conciencia tranquila. Ni los míos ni mis amigos ni yo mismo, como tú, somos los culpables de tanta ignominia. Brindemos al sol otra vez y con el mejor champán que es la serenidad de no saberse parte en toda esta estafa. Salud, gracias por tus palabras. Luis.