martes, 28 de noviembre de 2006

POEMA SIN DEMASIADA JUSTIFICACIÓN


(fotografía: África Salces)

No es cierto (quizás no lo sea)
que nada tiende a la verdad como el vacío
o su empeño por ser algo.
Algo como al fin el martes o el domingo
a bajo cero y borrasca
sobre el fino papel
de los periódicos.

Algo así como el desconcierto
o el ser sonámbulo o insomne.
Algo así.

No es cierto, no lo es,
que sólo quede el silencio
después de la tormenta y el barro.

Algo así como los adoquines
grises
quedarán (intuyo)
olvidando el cemento y su grisura.
No es verdad, pienso yo,
que quede algo
del martes o el domingo en aguacero
celebrando sus parques vacíos

y el cielo abierto, así, como una herida.

***

3 comentarios:

Stéphane PAQUELIN dijo...

No conocía este talento de los muchos otros que llevas adentro, pero ya ves, lo que escribes va pasando las fronteras ya, ¡ un frances lo ha vistado y muchos otros lo harán !

Sigue escribiendo, poeta...

Stéphane

Anónimo dijo...

Me suenan vagamente la foto y lo del cielo abierto como una herida. Y lo que más me sigue sorprendiendo de ti es que siempre sacas tiempo para todo: novelas, solomillos y hasta un blog. Contigo se cubrió de gloria aquél que dijo que el tiempo es poco y el arte mucho.

Rosa Silverio dijo...

Hermoso poema, y ese final le llega a uno.